Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
julio 14, 2024
USD Compra
RD$57.75
USD Venta
RD$59.6
EUR Compra
RD$62.85
EUR Venta
RD$66.45

Destacadas

Destituido general Zúñiga acusó al presidente pedirle “sacar a los blindados”; nombra nuevo jefe Ejército  

RDÉ DIGITAL, LA PAZ, BOLIVIA.- Tras ser capturado por las autoridades del Gobierno de Bolivia, saliendo del Estado Mayor, el general Juan José Zúñiga acusó al presidente Luis Arce de darle la orden de «sacar» los «blindados» porque su «popularidad» estaba cayendo.

Zuñiga, que amenazó en un mensaje con cambiar el «gabinete de Gobierno» para «establecer» la democracia en Bolivia, encabezó la movilización de un grupo de militares, lo que el presidente Luis Arce consideró como un «intento de golpe de Estado».

El destituido comandante militar boliviano Juan José Zúñiga, afirmó, en el momento en que era capturado, que el presidente Luis Arce le ordenó sacar los «blindados» para «levantar» su popularidad.

“Hablaré con detalles el día domingo, en el colegio La Salle me reuní con el presidente (Luis Arce) y el presidente me dijo que la situación está muy jodida, que esta semana sería crítica y es necesario algo para levantar mi popularidad”, dijo Zúñiga durante su captura.

Zúñiga sostuvo que el presidente Arce le habría pedido realizar un movimiento militar.

“Yo le pregunté: ¿sacamos los blindados? y él (Arce)» respondió “sacá”, agregó.

El destituido jefe militar dio una lista de los vehículos que supuestamente Arce le ordenó mover.

“En la noche empiezan a bajar seis cascabeles y 6 urutús, más 14 zetas del regimiento de Achacachi”, mencionó.

Zúñiga fue detenido y trasladado a una celda en la sede de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen, mientras que la Fiscalía anunció una “investigación penal” en contra suya y los militares que irrumpieron en la Casa Grande del Pueblo, sede del Gobierno.

Antes de relevar a toda la Cúpula de las Fuerzas Armadas, Arce encaró a Zúñiga en la puerta de la Casa Grande del Pueblo, sede del Gobierno, y que fue tumbada por un tanque militar, y le ordenó “replegar” a los militares que lo acompañaban.

Un tanque tiró la puerta de la Casa Grande del Pueblo sede del Gobierno de Bolivia en la ciudad de La Paz, Zúñiga junto a un grupo militar ingresó por siete minutos y luego se retiró.

Zúñiga, al salir de la sede del Ejecutivo, dijo a los medios que liberaría a «todos los presos políticos», incluyendo a la expresidenta interina Jeanine Añez, al gobernador opositor Luis Fernando Camacho y a «todos los militares presos».

Fiscalía General del Estado de Bolivia abre investigación

La Fiscalía General del Estado de Bolivia anunció de inmediato, tras el intento de golpe de Estado, que abrirá una “investigación penal” en contra del ahora destituido general Juan José Zúñiga y todos los militares que participaron en la “movilización irregular” de soldados fuertemente armados que ingresaron por la fuerza a la sede del Gobierno de ese país.

“Ante los últimos acontecimientos suscitados en la ciudad de La Paz”, sede del Gobierno y del Legislativo, el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, “dispuso el inicio de todas las acciones legales que correspondan para el inicio de la investigación penal en contra del general Juan José Zúñiga y todos los demás partícipes en los hechos suscitados y que se constituyen en ilícitos penales”, señaló la Fiscalía en un comunicado.

Tanques y militares fuertemente armados llegaron este miércoles a la sede de Gobierno de Bolivia bajo el mando de Zúñiga, lo que Arce denunció como un «intento de golpe de Estado».

Minutos más tarde, Zúñiga y sus tropas armadas se retiraron, después que el presidente Arce relevó a todo el alto mando militar.

Arce encaró a Zúñiga en la puerta de la Casa Grande del Pueblo, sede del Gobierno, y que fue tumbada por un tanque militar, y le ordenó “replegar” a los militares que lo acompañaban.

“Repliegue todas estas fuerzas, es una orden”, le gritó Luis Arce a Zúñiga.

Arce nombra a José Wilson Sánchez, nuevo comandante del Ejército

El nuevo comandante del Ejército de Bolivia, José Wilson Sánchez Velásquez, juramentado de forma exprés por el presidente boliviano Luis Arce en medio del intento de golpe de Estado, dispuso la desmovilización inmediata de los militares golpistas.

El mandatario boliviano aprovechó para reconocer a la Policía de Bolivia por mantenerse fiel a su Gobierno.

“Es una situación especial porque nadie desea la imagen que estamos viendo en las calles. Es por eso que ahora, en mi condición de comandante general del Ejército y en representación de los tres comandantes de fuerza pido, ordeno y dispongo que todo el personal movilizado en las calles debe retornar a sus unidades “, ordenó el general de división.

“También se reporta que el general Zúñiga salió de la plaza Murillo, que está ubicado en el centro político del país”, fueron las primeras palabras del general Sánchez, nuevo comandante del Ejército de Bolivia.

Sobre la Firma

Más Información