Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Plan migratorio de Biden con apoyo y controversia por regularización en EE.UU.

RDÉ DIGITAL, WASHINGTON.- En un anuncio esperado, legisladores demócratas y organizaciones no gubernamentales aplaudieron el nuevo plan migratorio del presidente Joe Biden, el cual abrirá la puerta para que aproximadamente 500,000 personas obtengan un estatus legal en Estados Unidos.

El plan, que facilita el proceso para que migrantes casados con ciudadanos estadounidenses puedan iniciar trámites para obtener un permiso de residencia, se estima beneficiará a individuos que han vivido en EE.UU. durante un promedio de 23 años, según datos del Departamento de Seguridad Nacional.

El senador Dick Durbin, segundo en el liderazgo demócrata del Senado, calificó la decisión como justa y de larga espera. En un comunicado, resaltó la diferencia de enfoque entre demócratas y republicanos, señalando que mientras los primeros ven la migración como esencial para el país, los segundos la abordan con miedo.

La senadora Catherine Cortez Masto también destacó el avance significativo que representa esta medida, subrayando la inversión en seguridad fronteriza y la defensa de las familias migrantes por parte del Gobierno de Biden.

Organizaciones en defensa de los derechos de los migrantes celebraron el plan como histórico y el mayor programa de regularización en la última década. Todd Schulte, presidente de FWD.us, lo consideró un paso adelante y un cumplimiento de la promesa de mantener unidas a las familias.

Sin embargo, a pesar de reconocer la importancia de estas medidas para arreglar el sistema migratorio, algunas voces, como la directora de la ONG National Women’s Law Center, Fatima Goss, pidieron al Gobierno revisar las restricciones al derecho de asilo en la frontera sur anunciadas recientemente por Biden.

La reacción en la oposición republicana fue diferente, expresando desacuerdo y criticando la iniciativa. La portavoz de la campaña de Donald Trump, Karoline Leavitt, acusó al presidente de promover la inmigración ilegal a través de una orden de amnistía. El senador Ted Cruz también hizo eco de estas críticas, aunque de manera falsa al afirmar que las nuevas medidas darían derecho a los migrantes a votar.

Las nuevas políticas, que se basan en una figura legal conocida como «parole», otorgarán protección a los migrantes ya presentes en EE.UU. y les permitirán aplicar para un permiso de trabajo. Esta figura ha sido utilizada por administraciones anteriores, incluyendo la de George Bush y Barack Obama, y facilitará que los migrantes casados con ciudadanos estadounidenses puedan solicitar la residencia sin salir del país.

Sobre la Firma

Más Información