Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Destacadas

Presidente del Conep asegura que gestión de las EDE debe alejarse de la política partidaria

RDÉ DIGITAL, SANTO DOMINGO.- Desde 2023, el abastecimiento de la demanda eléctrica en la República Dominicana alcanzó un 98 %, representando un notable incremento del 13.9 % en comparación con el 86 % registrado en 2019.

Sin embargo, este progreso ha venido acompañado de un aumento preocupante en las pérdidas de las Empresas de Distribución Eléctrica (EDE), que han subido un 34.8 % (de 27 a 36.4). Además, el gasto en subsidios ha experimentado un alza dramática del 182.4 %, pasando de RD$30,571.2 millones a RD$86,355.1 millones.

Ante este panorama, Celso Juan Marranzini, presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), instó a tomar medidas durante una cena conferencia organizada por la Cámara de Comercio y Producción de San Cristóbal.

Marranzini resaltó la urgencia de implementar acciones para reducir las pérdidas en las EDE, describiéndolas como una carga cada vez más pesada para las finanzas públicas. “Es urgente que se fomenten mayor calidad, transparencia y eficiencia del gasto público”, enfatizó. “Las pérdidas crecientes en la comercialización y distribución de las EDE representan una carga insostenible”.

Para mejorar la eficiencia del sector eléctrico, Marranzini subrayó la necesidad de realizar inversiones y cambiar significativamente la gestión de las empresas de distribución del Estado. “La gestión de las EDE debe alejarse de la política partidaria y recaer en profesionales orientados a la excelencia”, afirmó.

Según el empresario, solo así se podrán eficientizar las operaciones, mejorar el servicio, ahorrar costos y fortalecer la transparencia mediante auditorías y mejoras de procesos.

En un contexto de grandes retos para el país, Marranzini propuso un “pacto de nación” desde el CONEP, con el objetivo de definir la visión de futuro del país, sus dimensiones y el costo asociado a su desarrollo.

“Este pacto permitirá que en las próximas décadas podamos seguir creciendo económicamente y generar bienestar social en el país”, dijo, rememorando el impacto positivo del año 1992 en la República Dominicana.

El bienestar social, según Marranzini, requiere de accesibilidad y calidad en salud, educación, vivienda y empleo para toda la población. “Solo así podremos asegurar que cada dominicano tenga las oportunidades necesarias para prosperar y contribuir al desarrollo sostenible del país”, añadió.

Sobre el tema de una posible reforma fiscal, Marranzini reconoció las expectativas y preocupaciones del sector privado. Desde el CONEP, se ha propuesto que el enfoque de un Pacto Fiscal debe estar orientado a promover empleo, inversión y bienestar social, impulsando el crecimiento y desarrollo del país. “Un parche fiscal sería un retroceso,” advirtió.

El presidente del CONEP también insistió en la importancia de respetar los principios de legalidad, justicia, igualdad y equidad del régimen tributario consagrados en el artículo 243 de la Constitución dominicana.

Abogó por un sistema tributario ágil y simple, con progresividad en función de la capacidad contributiva de cada sector.

“Es necesario corregir y evitar distorsiones que frenen el desarrollo, desincentivar la competencia desleal y el comercio ilícito, así como combatir la informalidad, el fraude y la evasión fiscal”, concluyó.

Esta llamada a la acción resalta los desafíos críticos que enfrenta la República Dominicana en el sector eléctrico y la gestión fiscal, y subraya la necesidad de una colaboración concertada para asegurar un futuro próspero y sostenible para el país.

Sobre la Firma

Más Información