Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
junio 23, 2024
USD Compra
RD$57.65
USD Venta
RD$59.6
EUR Compra
RD$61.85
EUR Venta
RD$65.45
Gasolina Premium
RD$293.10
Gasoil Óptimo
RD$239.10
Gasolina Regular
RD$274.50
Gasoil Regular
RD$221.60
Kerosene
RD$244.50
Gas Licuado (GLP)
RD$132.60
Gas Natural (GNV)
RD$43.97
Avtur
RD$213.66

Cultura

Cine: deseo , pensamiento y escritura

Ver una película es intuir su historia contada en el presente de su enunciación. Implica un deseo y una escritura en proyección. Al ver la película entramos también en su nudo de intención , forma y productividad.

La teoría , en el caso de ver y pensar el cine, supone una búsqueda orientada al argumento y el contexto de producción. Pero también, en las imágenes de un instante convertido en datos visuales de la historia narrada; la era  de las imágenes y de la teoría, la encontramos en todos  los elementos y formas codificadas en el enmarque fílmico y práctico de “lo cinematográfico”. Este proceso y modo de pensar el cine como arte de síntesis es lo que convoca a espectadores que la aprecian como sujetos desecantes de la imagen en movimiento.

El hecho de que la teoría  produzca una visión direccional del cine como forma que debe  concentrarse en el eje del deseo y de la práctica de la visión integradora se expresa como lectura fílmica en contextos y razones de miradas, que  se vuelven productos centrados en las  formas y tonos del mirar y lo mirado.

Para leer imágenes, signos y productos cinematográficos debemos buscar en los bordes y centros de una técnica asumida como pensamiento y tensión del cuerpo-deseo,  en la imagen- mundo de la historia enunciada o proyectada.

Suma de relaciones, dinamismo de un instante narrado como especie, unidad y determinación acentuada por la materia- tiempo de lo cinematográfico, el aparato que registra los fragmentos o eventos materializados como forma y sentido presenta lo aspectos particularizados como campo, gesto, trabajo abstracto,  realidad del espacio-tiempo-objeto imaginario.

El punto de apertura del guion se estima como fuerza de sentido y verosimilitud. Desde Eisenstein a Visconti, desde Wells a Bertolucci , de Pasolini a Bergman y a Spielberg,  y de Stanley Kubrick a Christopher Nolan, el cine revela sus cuerpos y suturas de forma y contenido.

La teoría en este caso es sentido y fuerza de lo narrado como lo sugiere Christian Metz leyendo a Fellini, a Resnais o a Godard. La narración fílmica está presente en su productividad. Ver, El Satiricon, Las historia del cine, Hiroshima, mon  amour, Muriel,  Ocho y medio, Teorema, Los cuentos de Canterbury,  El pasajero, 2001 Odisea del espacio, Jurasic Park,  El Padrino 1, 2 y 3 y otros productos fílmicos que resignifican la intuición creadora a partir del deseo de escritura.

La teoría- mirada y la teoría-deseo se encuentran en el rodaje y la selección del espacio o lugar de realidad, el evento, la acción, la acentuación práctica del ritmo y la historia narrada como cuerpo y sentido verosímiles.

En tal sentido, la teoría del relato cinematográfico se reconoce como esfuerzo de mirada y razón de historia- sentido.  En este caso, inducción y deducción se pronuncian en el espacio-tiempo del mirar y del objeto- subjetividad. Vida de las imágenes en movimiento y formas de la sustancia fílmica producen sus efectos de sensibilidad y recepción.  De donde se desprende toda una estrategia de relato y relación ideal de la técnica del cine y lo trascendente de la historia verosímil.

Sobre la Firma

Más Información